Prueba y sensaciones con el álbum digital de Saal

Saal Digital

Saal Digital

Además de foto química, también suelo disparar en digital. Cuando disparo película el final de mis fotos es claro: al cuarto oscuro y sacar copias para colgar o para guardar en álbum, a la antigua usanza. Cuando se trata de digital, trato de sacar copias también porque, para mi, una fotografía no es fotografía hasta que la tengo físicamente en la mano; así que, en el tema digital, a veces encargo copias a 13×18, y otras veces imprimo un fotolibro o álbum digital.

Hacía tiempo que había visto la promoción de Saal Digital, en la que ofrecen un álbum de forma gratuita solo a cambio de una opinión sincera en las redes sociales, así que tras uno de mis viajes de este año decidí probar. Les envié mi solicitud y fue aceptada, por lo que aquí está mi opinión sobre este producto en concreto.

El software

Ya he usado más aplicaciones de otras empresas, por lo que esperaba algo similar. En esta ocasión, el software no tiene versión online, sólo se puede descargar y ejecutar localmente en el ordenador. En mi caso, usuario de Linux, esto implica tener que arrancar mi máquina virtual con Windows, ya que sólo ofrecen versiones para Windows y Mac OS X. Está bien, es algo con lo que contaba así que no hay problema.

La aplicación me ha parecido sencilla y potente, quizá más ágil de usar que otras de la competencia. Los pasos para elegir el producto que quieres crear son rápidos y claros, con algunas ayudas que vienen bien la primera vez que la usas.

Como de costumbre, paso por alto las plantillas predefinidas, ya que siempre suelo crear los álbumes de forma muy sencilla: fondo negro y una o dos fotos por página. Un punto a favor: es cuestión de dos clics configurar una página en fondo negro y aplicar el mismo estilo al álbum entero.

En esta ocasión debo elegir mis fotos de mi disco duro, no hay opción (o yo no la encontré) a elegirlas desde una red social. Esto me molestó un poco, ya que en mi disco tengo todas las fotos del viaje, divididas en varias carpetas por fecha, por lo que se me hizo algo pesado el tener que ir revisándolas todas (unas 1.000 de este viaje) para elegir. Otras aplicaciones permiten elegir las fotos de Flickr, por ejemplo, que para mi es lo ideal porque ahí ya las tengo seleccionadas, subidas a máxima resolución, y hubiese sido mucho más rápido.

Una vez elegidas las fotos es hora de componer el álbum: sin problema, me ha resultado intuitivo y cómodo. Arrastras foto, ajustas tamaño, la colocas y pasas a la siguiente. A la hora de colocarlas, se pueden activar una cuadrícula y unas guías que se iluminan cuando la foto está cuadrada con otra de la misma página, asegurándote así que no quedan descuadradas, es un gran punto a favor.

Tras colocar las fotos, añado textos: muy sencillo también, una vez eliges una fuente y tamaño se conserva la selección por lo que añadir pies de foto a todas las páginas es cuestión de un momento, mucho más cómodo que en otros softwares que he usado. Las capas de texto también se ajustan a la cuadrícula y guías, así que quedan todas perfectamente cuadradas.

Revisión final: cambio de orden algunas páginas, que es también sencillo y no da problemas. Esto es muy importante, porque me gusta ordenar el álbum de forma que cuente una historia, así que el poder reordenar páginas sin problema me resulta imprescindible.

Con todo a mi gusto, le doy para enviar a hacer el pedido. Me pide el registro, como es lógico, y hago el pago vía Paypal. Tras esto, empieza la subida de las fotos. Esto es algo que puede ser desesperante con una conexión lenta, ya que estamos subiendo fotos de mucho tamaño, y es otra de las ventajas de los softwares que permiten usar Flickr como fuente. Pero bueno, en mi caso la conexión es aceptable así que me fui a tomar algo y al volver tenía el mensaje en pantalla de que la subida había sido correcta y el pedido estaba listo para pasar a producción. Durante el proceso va informando de las fotos que se llevan subidas.

El envío

En ese momento ya había recibido un email con la confirmación del pedido. Entrando en la web con el enlace del email te informa de las fechas estimadas, así como te va informando del estado de producción y de envío.

La producción fue bastante rápida, el envío no tanto. El álbum sale de Alemania vía DHL, por lo que pasa por aduana, que aun siendo un envío intracomunitario retrasa el paquete dos días. Tras eso llega a España, donde pasa a ser responsabilidad de Correos, que lo retiene otros dos días en la oficina de importación hasta que por fin se pone en marcha de nuevo. En total, casi una semana para el envío. No es algo achacable a Saal, ya que ellos hicieron la impresión en tiempo récord, pero hay que tenerlo en cuenta si el álbum es un regalo o algo así.

En cuanto al embalaje, perfecto: sobre de cartón, con el álbum metido en una bolsa transparente y a su vez en un sobre acolchado.

Saal Digital

Saal Digital

El álbum

Y ya por fin tengo mi álbum en las manos. Solicité el de 19x19cm, un tamaño manejable y suficiente para recuerdos de viaje. Seguramente para fotos más artísticas pediría el formato 28×19.

La primera impresión es muy buena: tapa dura semibrillo, sin acolchar. Muy buen encuadernado, parece sólido y resistente. La tapa está bien encolada, y se aprecian remates bien hechos. Las páginas son bastante gruesas, lo que le da un tacto muy agradable: se nota un álbum de verdad y no una revista, como ocurre con otros.

La mayoría de fotos son en color, y la reprodución del color me parece soberbia. Es cierto que antes de pedir el álbum había solicitado la foto gratuita de muestra que ofrece Saal, es una forma sencilla de confirmar que los colores de tu pantalla son los que se verán en la impresión. En mi caso, con mi monitor calibrado, al ojo los colores me parecieron muy fieles, y así me lo ha demostrado el álbum: colores perfectos.

Una de las cosas en las que suelen fallar estos álbumes es en la impresión de fotos en B/N, ya que suelen cargarse todo el contraste (a mi me gusta el B/N muy contrastado). En el caso de Saal, creo que es el B/N que más me ha gustado por ahora, aunque le falta un poco de punch en los blancos, pero al menos los negros son negros de verdad y la gradación tonal es buena.

Tras el proceso

Una vez finalizado el proceso, hay algo que no me ha gustado: si quieres encargar más copias en la web no hay una “Zona de clientes” sino que debes usar el enlace que se incluye en el email de confirmación de pedido completado. No se qué pasará si pierdes este email. Además, solo dan dos meses para encargar copias, por lo que no se qué pasará si quiero encargar una copia el año que viene, por ejemplo, ¿tendré que volver a subir todas las fotos desde la aplicación? Eso implicaría tener que volver a copiar las fotos al ordenador (las almaceno en un disco externo) y volver a elegirlas una por una… desde luego, esto es lo que menos me ha gustado. En otros servicios el proyecto queda guardado en los servidores de la empresa y se pueden encargar copias en cualquier momento del futuro desde tu zona de cliente.

Conclusión

El resumen es: ¿volveré a pedir otro álbum? Sí, sin duda. En general es el álbum digital que más me ha gustado de los que he hecho en estos años, así que sin duda haré otros álbumes, seguramente en más tamaño. Tiene algunas cosillas que me hubiesen gustado de otra forma, como el tiempo de envío o el poder elegir fotos desde Flickr en la aplicación, o sobre todo el poder encargar copias en el futuro, pero el resultado final es de mucha calidad así que los pros ganan y repetiré seguro. Lo que no haré será encargar copias nuevas si eso implica tener que volver a subir las fotos.

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta