Fin del mundo: Finisterre

Una foto de las que hice el año pasado en Galicia, en un viajecillo al que me llevé la Fuji GA645. Tenía ganas de positivarla porque me gustó mucho como salió, y ya puestos, quería probar también a virarla al selenio. ¡Y el resultado me ha dejado más que satisfecho!

Finisterre

La foto la hice con un Kodak Tmax400 disparado a 200, y usando un filtro amarillo Kenko Y2. Revelé con HC-110 (12 minutos a 21ºC con inversiones el primer minuto y luego tres cada minuto).

El positivado ha sido con una ampliadora Meopta Opemus 6 con cabezal de color Meopta Meochrom y un objetivo EL-Nikkor 75mm f/4, sobre papel Fomatone MG 333 Warmtone Velvet de 18×24, que es un papel que me encanta por su textura y por lo fácil que es virarlo.

Decidí usar un filtraje partido, para lo que saqué un tiempo de 20″ a grado 0 y 32″ a grado 4, a f/8. Para conseguir estos tiempos en papel RC ahora tengo puesto un filtro ND2 en la ampliadora, entre el cabezal de color y el condensador.

El trabajo de tapados y quemados fue relativamente sencillo: tapé el cielo un paso entero en grado 0, y luego quemé con grado 0 un paso la cruz y ⅓ los cuatro bordes; con grado 4 quemé ⅔ la zona central del cielo y un paso entero el suelo y la hierba de la izquierda; para finalizar, quemé todo el cielo ⅔ con grado 2, para dar más fuerza a las nubes.

El virado, al selenio con KRST a 1+9, tres minutos a 20ºC.

Aunque no me resultó difícil, ¡he tenido que hacer ocho copias hasta obtener un buen resultado! Y todo por problemas por torpeza. Primero, tras las copias de trabajo, hice dos copias finales pero al secarse vi que tenían una mancha en todo el medio, por una mota de polvo bastante gorda pegada al negativo. Estaba muy pegada así que tuve que volver a lavar y secar el negativo. Hice otras dos copias… y salieron con un lateral con una marca de varios centímetros: el negativo al secarse había dejado una zona más “sucia”. Traté de igualar con reductor de Farmer, pero se notaba mucho, así que volví a lavar el negativo… tres veces, porque cada vez que intentaba limpiar esa zona quedaban huellas de mis dedos. Al final hice un lavado de varios minutos con agua caliente (a 28ºC) seguido por un lavado con humectante y un escurrido antes de ponerlo a secar. De esta vez por fin conseguí dejarlo limpio, así que hice otras dos copias más que ya fueron las definitivas. En total ocho papeles y cuatro días… ¡menos mal que el resultado final me gusta!

Tengo otras cuantas fotos de ese mismo viaje que quiero ampliar, iré haciéndolo poco a poco.

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

4 respuestas

  1. Miguel
    Miguel 30 junio, 2015 en 9:34 | | Respuesta

    Buenos días, Álvaro.

    Hay algun sitio donde revelen tus fotos en Valladolid?

  2. Cristo
    Cristo 2 octubre, 2015 en 11:47 | | Respuesta

    Hola,

    enhorabuena por tu blog, estoy empezando con el positivado y me ha resultado de mucha ayuda, sobre todo ver los problemas típicos a los que puede enfrentarse uno.
    Espero que sigas publicando entradas, que están muy interesantes 🙂

  3. Enrique
    Enrique 29 enero, 2016 en 5:59 | | Respuesta

    Hola Alvaro, me llamo Enrique, soy mexicano y vivo en Montreal, tengo 25 años y me encanta la foto en film. Quê gusto encontrar tu blog. Enhorabuena. Ojalâ no dejes de subir nuevas cosas. Estarê tratando de hacer algunas cosas que he leîdo en tu blog, cuîdate.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta