Catando el reductor de Farmer

Desde que vi este vídeo de cómo se maneja en el laboratorio Nathalie Lopparelli tenía ganas de probar los retoques con blanqueador. Además, como estoy empezando a cogerle el gusto a los virados, me planteo ampliar el virado al selenio con algún otro virado indirecto, como el de tiourea, que pide un blanqueo previo.

Así que me hice con un kit de reductor de Farmer, que está compuesto por dos botellas A (blanqueante) y B (fijador). El blanqueante es a base de ferricianuro potásico, mientras que el fijador es el típico con tiosulfato sódico. Con este kit tengo varias posibilidades de uso:

  • Usar sólo la parte A: esto se usa como blanqueante previo a un virado indirecto, como la tiourea. Se prepara una solución con el componente A en proporción 1+20 o 1+30, y se sumerge en él la copia recién lavada; según pasa el tiempo vamos viendo como las luces van perdiendo detalle hasta el momento que consideremos oportuno sacar la copia y lavarla; tras este lavado, va al virador a la tiourea, que hará volver a surgir los detalles perdidos. Tras este, se puede hacer un virado al selenio para proteger las zonas más densas y dar más profundidad a los negros, por ejemplo, usando KRST (como este último virador incorpora fijador no es necesario fijar, si no usamos este virador o si usamos otro, es preciso volver a fijar como último paso). Podemos ver un vídeo que grabó un amigo (José Luis Rodríguez, Luiso) explicando este tipo de virado:
  • Usar A+B en disolución fuerte: esto se usa para resaltar ciertos detalles de altas luces, aclarando la copia en zonas muy concretas. Se usa una solución desde 1+1+8 hasta 1+1+18, cuanto más pura la disolución más rápido actuará (y más complicado de controlar). La forma de usarlo es como se aprecia en el vídeo de Nathalie: con la copia ya finalizada se empapa un pincel o bastoncillo de algodón y con él se moja la zona de la copia a aclarar, e inmediatamente se lava a chorro; esto se repite hasta alcanzar el grado de aclarado deseado. Es un proceso complicado y requiere práctica, pues es fácil pasarse y eso ya es irrecuperable.
  • Usar A+B en disolución débil: una disolución de 1+1+28 nos permite hacer un baño para aclarar toda la copia por igual. Esto se usa cuando una copia ha quedado excesivamente densa, especialmente en las luces, esta disolución nos permitirá una cierta recuperación. Ojo, después de este baño no se debería virar puesto que el fijador de esta solución lo impedirá, este es un baño final.

Mis primeras pruebas

Mi toma de contacto ha sido bastante decepcionante. Empecé con una solución 1+1+8, mezclé 10ml en total en un cuenquito, y me dispuse a aplicarla con pincel sobre algunas tiras de prueba que tenía por ahí tiradas, previo lavado a fondo para que las copias estén húmedas. En papel RC de tono frío y acabado brillo me costaba ver el aclarado, y cuando se producía era muy poco controlable… así que creo que no haré aclarados localizados en este tipo de papel.

Cuando probé con RC de tono cálido y acabado satinado los resultados fueron mejores: el aclarado se producía de forma más apreciable. Como era bastante complicado de controlar, rebajé la solución hasta 1+1+13, siendo así mucho más controlable.

Con esta disolución decidí probar en unas copias de poco valor que tenía a mano, viradas al selenio con KRST, para tratar de dar más vida a algunas nubes. Me costó hacerme con él pero al final le fui pillando el truco a pintar con el pincel, aclarar con agua, repetir, aunque fue complicado porque lo hice en el lavabo y para esto lo ideal es usar una pila amplia con una manguera en lugar de un grifo fijo.

Lo más complicado es controlar los bordes y el grado de aclarado. Hay que escurrir la copia porque sino al llevar el químico éste se diluye y distribuye por el agua superficial, lo que puede provocar halos y aclarar zonas no deseadas. Me ha parecido bastante difícil hacerlo bien.

Además, al estar estas copias ya previamente viradas al selenio, en las zonas tratadas el color ha cambiado ligeramente, lo suficiente como para rechazar la copia. Así que otra cosa aprendida: no usar reductor de Farmer sobre una copia virada al selenio.

Como estas copias ya no eran salvables, por probar decidí darles un segundo virado al selenio. El virado previo era muy ligero, con apenas cambio de tono, así que ahora decidí hacer un virado más profundo, y así comprobar si pasaba algo con las zonas tratadas con el blanqueador. Para mi alegría, el virado fue completo y no se aprecian manchas ni cambios de tono en las zonas viradas, así que si lo vuelvo a hacer en el futuro seguramente primero use el blanqueador (sin fijador) y luego el virado.

Antes de desechar la cantidad que había preparado, amplié de nuevo la dilución a 1+1+18, y probé a sumergir una tira de prueba en la solución, para apreciar cómo se blanquean las altas luces de forma bastante apreciable. Probé a virar al selenio esta tira de prueba pero no se recuperó ninguna luz: lógico, puesto que el selenio trabaja en las zonas densas, pero apenas en las zonas de luces (para esto debería haber usado, por ejemplo, tiourea).

Conclusiones

  • Puedo usar la botella A sola como blanqueante, para posteriores virados, especialmente a la tiourea.
  • Puedo usar una solución de A+B suave para aclarar en general una copia que ha salido demasiado oscura, teniendo en cuenta que aclarará más las luces que las sombras. Se hace como último baño o, si se va a virar después, se hace sin la parte B.
  • Puedo usar una solución de A+B fuerte para aclarar detalles concretos y pequeños de la copia, como unas nubes, unos ojos… en copias ya terminadas, con mucho cuidado y poco a poco, aplicando y lavando al momento.  Este es también un último baño.
  • Cuidado si se quiere aclarar por zonas una copia virada al selenio: habrá cambio de tono en la zona tratada.
  • Mucho cuidado al manipular las copias húmedas: la emulsión se raya muy fácilmente.
  • Mejor usar el reductor de Farmer en papeles de tono cálido y/o acabado satinado, al menos en papel RC.

Por ahora voy a guardar en el armario estos químicos: el retoque es demasiado complicado en copias tan pequeñas, y es muy difícil que quede bien, así que esperaré a tiempos en que use papel más grande. Sí que lo usaré relativamente pronto para hacer blanqueos previos a virados a la tiourea, que es mi próximo reto.

Recursos

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta