Procesadora vertical Novo

Llevaba tiempo con ganas de hacerme con una de estas procesadoras verticales para facilitarme la vida en el cuarto oscuro, así que aproveché una venta de material digital para hacerme con una Nova Trimate de segunda mano.

Procesadoras verticales

Nova TrimateLa idea de las procesadoras verticales es muy simple: cambiar las bandejas horizontales por ranuras en vertical, a fin de ocupar mucho menos espacio en el laboratorio. Esto no es prioritario en grandes laboratorios pero cuando el cuarto oscuro está montado en el cuarto de baño del pequeño piso de un aficionado, la cosa cambia: en el espacio de una sola bandeja de 20×30 se tienen las tres ranuras con revelador, paro y fijador; el espacio que se gana así es importante.

Tiene además otra ventaja: se alarga la vida de los químicos. Puesto que se trata de ranuras en vertical la superficie de químico expuesta al aire es mínima comparada con una bandeja habitual por lo que la oxidación es muchísimo más lenta.

Y las ranuras verticales traen otra gran comodidad: no es necesario limpiar tras cada sesión, ni devolver los líquidos a las botellas. Tras cada sesión basta con cubrir cada ranura con su tapa, de forma que apenas hay un par de milímetros de superficie del químico en contacto con el aire evitando así su oxidación de un día para otro. Al no tener que verter los químicos en las bandejas al inicio y luego devolverlos a las botellas y limpiar a conciencia las bandejas el tiempo que se pasa en el cuarto oscuro es mucho más productivo. En mi caso, además, muchas veces me daba pereza entrar a positivar porque sólo tenía una hora u hora y media y sabía que entre preparar y limpiar al acabar se me iba más de media hora. Ahora eso ya no es problema, podría incluso entrar, positivar una copia y dejarlo para el día siguiente.

Por supuesto, tiene sus inconvenientes: el principal es no poder ver la copia mientras se revela. En principio no debería ser un problema ya que lo conveniente es revelar por tiempo, y no por inspección, para asegurar que revelamos a fondo, pero no se puede negar que se pierde un poco la magia de ver aparecer la imagen. Las nuevas procesadoras Monochrome se fabrican con el plástico transparente, para poder ver la copia. De todas formas Nova nos recomienda de que no hay problema en sacar la copia un par de segundos para verla y volver a sumergirla.

Otro inconveniente es que es más incómodo cambiar de un revelador a otro. Con las bandejas, si se quiere probar por ejemplo un revelador neutro y otro cálido, basta con tener dos bandejas una con cada uno y hacer las pruebas. Sin embargo con la procesadora es necesario vaciar la ranura del revelador, limpiarla y verter el otro.

La Nova Trimate

De los modelos que fabrica Nova, he comprado una Trimate de 8×10 en la tienda inglesa de artículos de segunda mano Secondhand Darkroom Supplies. La Trimate es una procesadora vertical de tres ranuras, con la particularidad de tener control de temperatura. Un termostato permite ajustar la temperatura de los líquidos entre la temperatura de la habitación y hasta 45ºC, y mantiene automáticamente la temperatura ajustada con una variación máxima de ±0,20ºC. Esto es ideal para el positivado en color, donde la temperatura es crítica, pero también resulta de gran utilidad para positivar B/N: al poder mantener una temperatura fija los resultados son mucho más repetibles ya que estamos fijando una de las variables que más afectan al proceso del material sensible.Nova Trimate

La procesadora consiste en tres ranuras verticales de 8×10, por lo que puedo positivar hasta 18x24cm (hay modelos más grandes). Entre estas ranuras dos depósitos de agua se encargan de mantener la temperatura ayudados por las dos resistencias del fondo. Termina el conjunto el termostato con el mando de ajuste, integrado en el mismo enchufe. En la parte baja de la cara frontal hay tres pequeños grifos: sirven para vaciar cómodamente las tres ranuras de químicos ya sea para cambiarlos, limpiar o rellenar.

Una pieza inseparable de las procesadoras verticales de Nova son sus pinzas: unas pinzas con un diseño tal que permiten sujetar el papel colgando en cada ranura, facilitando así el moverlo durante el proceso para agitar los químicos, y pasarlo con facilidad de una ranura a otra. La pinza tiene dos pequeñas púas que pinchan el papel a un milímetro del borde del mismo y que, al menos en papel RC, no dejan ninguna marca visible. Junto con mi procesadora la tienda me incluyó dos de estas pinzas.

En uso

El uso es muy sencillo y simplifica en gran medida el trabajo. Lo primero es calibrarla para lo que es preciso llenarla de agua. Es importante no conectarla nunca estando vacía ya que las diferencias de temperatura podrían romper alguna junta por dilatación.

Para ponerla en marcha primero hay que llenar los dos depósitos que hay entre las ranuras. Estos depósitos se llenan a través de sendos agujeros en la parte superior trasera, debe añadirse agua hasta que se vea por las ventanas de cristal del frontal. El llenado es algo incómodo porque los agujeros son muy pequeños así que hay que ir poco a poco ayudados por un pequeño embudo. Es importante comprobar periódicamente el nivel del agua, ya que si éste baja mucho (no se ve a través de las ventanas frontales) podría estropearse o romper por dilataciones.

Una vez llenos los depósitos se llenan las tres ranuras con agua y se conecta a la temperatura deseada, por ejemplo, 20ºC o 25ºC según el revelador que estemos usando. Tras un buen rato, una o dos horas, medimos la temperatura en la ranura del revelador; si no ha llegado a la deseada subimos un poco el termostato y repetimos la operación, hasta encontrar la posición del termostato que nos dará la temperatura exacta. En mi caso ajustándolo a 20ºC la temperatura del revelador es clavada a 20ºC, pero si no lo fuese pues basta con anotar si es necesario ajustar a +1ºC o +2ºC o lo que sea.

Ya podemos apagarla, vaciar los depósitos y llenarla con los químicos. Estos deben cubrir hasta 5mm por encima del borde de la foto en la pinza, y conviene empezar por el fijador, luego el paro y por último el revelador, para minimizar las posibilidades de contaminar este último. Una vez llena la volvemos a contectar y en un rato podemos empezar a trabajar.

El proceso es muy simple: sujetamos la hoja de papel expuesta a la pinza, apoyamos el respaldo del papel en el borde de la procesadora y con un movimiento suave vamos levantando hasta que la hoja caiga en la ranura; la sumergimos y empezamos a contar el tiempo. Nova recomienda agitar la hoja con suaves movimientos circulares durante los primeros 30 segundos, y luego durante 5 segundos cada 20, terminando cada ciclo sacando y metiendo rápidamente hasta la mitad de la hoja, aunque también indica que si se prefiere agitar durante todo el tiempo de revelado no hay problema. Una vez cumplido el tiempo sacamos la hoja, apoyándola por su respaldo contra el borde entre una ranura y otra, esto ayuda a escurrir el revelador; la pasamos a la ranura de paro y repetimos el mismo proceso hasta pasarla a la ranura del fijador y terminar el fijado.

Con la copia fijada la echo a lavar y, siguiendo las recomendaciones de Nova, dejo la pinza en un barreño con agua. Para la siguiente foto cojo la otra pinza, que lleva un rato a remojo, la sacudo bien para quitar todo el agua y lista para usar.

Cuando terminamos la sesión basta con apagarla y volver a poner las tapas flotantes en cada ranura, limpiar lo que haya salpicado entre ranuras y listo, ya está preparada para la siguiente sesión.

Conclusiones

Sólo la he usado una tarde, pero por ahora me ha resultado una compra maestra: me he sentido muy cómodo manejándola, es comodísimo el pasar la copia de una ranura a otra y agitarla usando las pinzas de Nova. Y el no tener que limpiar las bandejas al acabar… eso ha sido lo mejor.

No he echado en falta el ver cómo avanza la copia, al principio se me hacía raro no mirarla pero no es algo que me haya preocupado. Sin embargo, sí que me ha dado confianza el saber que la temperatura del revelador se mantiene constante y no fluctúa entre una copia y otra.

Sin duda, un elemento más imprescindible en mi laboratorio.

Recursos

Manual de la Nova Trimate

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

Una respuesta

  1. Mario
    Mario 19 octubre, 2015 en 0:12 | | Respuesta

    Hola! Muchísimas gracias por el post, estoy super interesado en estas procesadoras, y encontrar algo en español ha sido mágico! Te puedo contactar de alguna manera para que podamos hablar más tranquilamente? Gracias!

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta