Experimento: dobles exposiciones en tándem

Hoy he escaneado el carrete de un experimento que me propuso hace ya un tiempo mi amigo Nacho: la idea era que cada uno de nosotros dispararía un carrete, que rebobinaríamos dejando la lengüeta fuera y nos enviaríamos mutuamente por correo; al recibir el carrete del otro, cada uno volveríamos a dispararlo, obteniendo así un carrete entero de dobles exposiciones aleatorias, esperando que saliese algo interesante o divertido… sobre todo teniendo en cuenta que vivimos a 3.000Km de distancia.

El experimento me pareció curioso así que no dudé en aceptar. El carrete que disparó Nacho era un Kodak ti2215 Hawkeye de fabricación casera, una película usada para cámaras de vigilancia. Por mi parte lo cargué en mi Bessa R2, ya que Nacho también había usado una Bessa, y pensé que así sería más sencillo que los fotogramas coincidiesen, y lo disparé a ASA125 (Nacho lo había disparado a ASA200).

El revelado lo hice con HC-110(h) a 20ºC durante 6 minutos, con inversiones el primer minuto y luego seis inversiones por minuto. Paro con Uncle Mort’s y fijado durante 5 minutos con FomaFix con el patrón habitual de inversiones. El revelado, pese a ser una película extraña y caducada, parece que fue correcto.

Hubo suerte y los fotogramas coincidían casi perfectos: apenas 3mm de desfase entre uno y otro, y 1mm en vertical, más que suficiente para aprovechar las dobles exposiciones. Como era de esperar, gran parte de las fotos aparecen sobreexpuestas: es normal puesto que han recibido el doble de exposición de la necesaria. Sin embargo, no resultan excesivamente complicadas de escanear, si obviamos el hecho del bajo contraste.

Técnicamente creo que el resultado ha sido bueno: salvo un par de fotogramas todas las dobles exposiciones se aprecian bien. Artísticamente, aunque hay alguna foto interesante, creo que hay algo mejorable para la próxima ocasión: muchas fotos hubiesen quedado genial si ambos las hubiésemos hecho en horizonal, o ambos en vertical; pero al quedar un fondo horizontal con un elemento vertical, o al revés, el efecto no es del todo agradable.

Aún siendo el primer intento creo que hay salido cosas chulas, y que hacen que merezca la pena repetir el experimento, de hecho creo que se lo voy a proponer a otros amigos porque me ha parecido divertido y el hecho de que en cada fotograma pueda haber cualquier cosa le da un plus de sorpresa. En la siguiente ocasión trataremos de llegar a un acuerdo, por ejemplo: “todas las fotos pares en horizontal y las impares en vertical” o una premisa así, para maximizar las posibilidades de que haya fotos interesantes.

El resto de las fotos, en mi galería de Flickr.

Documentación de la película Kodak ti2215 Hawkeye

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta