Otra sesión de ampliadora

¡Cómo me lo paso! Esta vez quería positivar algunas fotos a tamaño pequeño para un proyecto que tengo en mente así que usé papel pequeño, y además probé mi primer papel baritado, procedente de una oferta de liquidación de papel a tamaño muy pequeño (solo 7,6×10,5 cm) a precio de saldo. Positivé una foto que me gusta mucho y que resulta bastante sencilla de positivar, y es cierto que se ve una gran calidad en el baritado, como si la gama tonal fuese más rica incluso siendo un tamaño tan pequeño. Para lavarlo, ya que es una hoja tan pequeña, simplemente la dejé en una cubeta con agua corriente durante 20 minutos.

Este papel tan barato es de grado fijo, y la segunda foto que quise positivar en él no me convencía porque me pedía bastante más contraste, así que una vez hecha la prueba del baritado me volví a papel RC multigrado, en este caso Ilford MG-IV 9×15 en acabado Pearl.

Al terminar con las que tenía previsto sacar en tamaño pequeño una de las fotos me gustaba mucho como quedaba así que decidí ampliarla a un tamaño más grande, 18×24, en papel RC Work 311 de grado 3. Creo que el grado de este papel, caducado desde hace años, es el ideal para esta toma y solo tuve que hacer algunos ligeros tapados para equilibrar las sombras.

Un par de copias

Además, esta era la ocasión ideal para probar a calcular la exposición con el cambio de altura del cabezal utilizando una fórmula: tenía puesto el negativo en la ampliadora, y ésta ajustada exactamente para la copia pequeña, por lo que para hacer la copia grande sólo necesitaba subir el cabezal hasta la altura adecuada. Hay una fórmula que determina el tiempo de exposición para una foto y una altura de cabezal, dado el tiempo para otra altura de cabezal diferente:

((nueva altura / vieja altura) ^2) x tiempo exposición original = tiempo exposición nuevo

Y efectivamente, funciona: me dió un tiempo aproximado de 23 segundos así que hice una tira de prueba con sólo tres segundos entre tiempo y tiempo para ajustarlo al máximo: 18-21-24-27 segundos y me quedé con la exposición de 24 segundos. Así he confirmado que esta fórmula es efectiva y, cuando quiera ampliar una foto teniendo ya una copia más pequeña (o más grande) tendré un punto de partida perfecto para clavar la exposición.

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta