Sesión de positivado

Esta vez la sesión ha durado todo el día, mañana y tarde, con pausa para comer y echar la siesta; durante la comida y siesta dejé las bandejas tapadas con otras bandejas más grandes, para evitar en lo posible la oxidación de los químicos durante ese par de horas. He positivado unas cuantas fotos que tenía pendientes de copiar a tamaño mediano 18×24, algunas del viaje de verano a Galicia y otras del rollo de pruebas de la Fuji GA645.

Algunas fotos de esta sesión

La primera foto que intenté no conseguí obtener la copia que buscaba, es una foto complicada para obtener un resultado satisfactorio así que tras tres intentos la dejé por imposible al menos por ahora, volveré a intentarla cuando tenga más tablas en el cuarto oscuro. Afortunadamente, el resto de fotos que tenía previstas salieron con mucha más facilidad y obtuve resultados de los que estoy muy satisfecho.

Esta vez para variar el grado decidí que mejor que las fórmulas que iba intuyendo lo ideal, puesto que cada foto es diferente, sería hacer una nueva tira de pruebas al decidir un cambio de grado, y en uno de mis foros habituales me confirmaron que es el método ideal. Así lo hice y conseguí resultados mucho más rápido, por lo que será mi modo de trabajo a partir de ahora: tira de pruebas con grado neutro, copia de trabajo y sobre ella decido si debo variar el contraste, si es así selecciono el grado que quiero y hago una nueva tira de pruebas y una nueva copia inicial de trabajo.

Algunas fotos de esta sesión

Una de las copias de hoy era para regalar. Me sigue haciendo mucha ilusión el regalar fotos positivadas en casa porque considero que son regalos absolutamente artesanales, hechos con mis manos, y creo que esto les otorga un valor especial ya que no regalo sólo una foto sino también el tiempo que he invertido en prepararla. Son como la versión moderna del collar de macarrones o la taza de arcilla que hacíamos de niños.

Por supuesto, sigo rellenando una ficha por cada positivado donde indico todos los parámetros así como los tapados, reservas o quemados que hago ya que estoy seguro de que alguna de estas fotos, en el futuro, querré copiarlas a más tamaño, en papel baritado (y con un virado) o aplicando técnicas que aún no he aprendido (como el split-grade).

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta