Montando carretes a mano

Hace unos días probé a montar un carrete usando la bobinadora que conseguí por eBay. He montado algunos más, y también he comprado otra película (Argenti Reporter ARF400) para tener ambas sensibilidades disponibles. La primera prueba apareció con algunos fotogramas con fugas de luz por lo que disparé un carrete comercial para confirmar que no era cosa de la cámara (la Bessa R2); una vez confirmado que no era la cámara, la fuga de luz debía estar en el chasis o en la bobinadora, así que cargué el mismo chasis con otras 12 exposiciones pero en total oscuridad: ahora no hubo fugas de luz, ergo la culpable fue la bobinadora.

Entre eso, que el último carrete me costó cargarlo porque la bobinadora iba bastante dura, y que ahora tengo otra lata en el frigorífico, he decidido olvidarme de la bobinadora y cargar los chasis a mano. Total, una vez hecho el primero he visto que apenas tardo más así que con aquel cacharro, y la verdad es que es cómodo de hacer, y así puedo conservar ambos rollos en el frigo (la bobinadora abulta demasiado).

Ya he revelado el primer rollo cargado a mano, y el negativo se ve bien, sin problemas de dobleces o de fugas de luz, así que este será mi método a partir de ahora.

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta