Nueva en la colección: Voigtländer Bessa R2

Una de las cámaras con la que más cómodo me siento es la Oly 35RC, así que era cuestión de tiempo hacerme con una telemétrica moderna como es esta Bessa R2. Aprovechando la venta de algún material que no usaba, acabo de recibir en casa esta preciosidad. Me la ha vendido (en su caja y con su tapa original) un fotógrafo alemán, que ha decidido pasarse definitivamente al digital por lo que se está desprendiendo de sus cámaras de película (aunque conservará los objetivos, para usarlos con su cámara de megapixeles).

Bessa R2La cámara

La Bessa R2 es una cámara telemétrica de objetivos intercambiables, totalmente mecánica. Conocida como “la Leica M6 de los pobres” haciendo referencia a que es una cámara equivalente a la mítica M6 pero a una fracción de su precio, aunque en algunos aspectos incluso la superaba. Básicamente, Voigtländer fabricó una cámara dirigida a un sector que había sido olvidado por Leica durante 50 años.

Voigtländer lanzó en el año 2000 su telemétrica de objetivos intercambiables, la Bessa R, con algunos detalles muy interesantes: montura de rosca M39, también conocida como montura Leica de rosca (o LTM); líneas de encuadre para focales de 35-50-75-90, que cambian con un selector en el propio cuerpo; un visor tremendamente luminoso, con un simple pero eficaz fotómetro por LEDs.

Sólo dos años después, en 2002, lanzaron la revisión de esa cámara, la Bessa R2. La Bessa original ya era buena y la R2 venía a mejorarla en algunos detalles: montura Leica M, posibilidad de acoplar un grip motorizado, mejora sustancial en los materiales (magnesio en cuerpo y latón en controles en lugar de plástico). En las entrañas, la R2 sigue compartiendo el mismo visor, obturador y fotómetro que la R.

Al ofrecer montura Leica M, esta cámara es compatible con todos los objetivos de esta montura, que lanzaron varios fabricantes: Voigtländer, Leica, Canon, Nikon… además de poder montar muchos objetivos de rosca M39 con un adaptador, incluyendo muchos de los famosos objetivos rusos Jupiter e Industar de los años 50 y 60.Bayoneta M, y segundas cortinillas grises

Monta un obturador Copal de cortinillas metálicas de movimiento vertical, e incluye un segundo juego de cortinillas externas  para garantizar que no haya fugas de luz; esto es debido a que este tipo de obturador no es absolutamente estanco a la luz ya que se solía usar en cámaras réflex, que al tener el espejo bajado aseguraban que no llegase luz, pero en una telemétrica no hay espejo por lo que monta este segundo juego de cortinillas. Este obturador no es precisamente silencioso como el de las cámaras equivalentes de Leica o Canon, pero tampoco es escandaloso: suena como una réflex muy silenciosa. Como era habitual en fechas tan recientes como 2002, el obturador permite velocidades desde 1s hasta 1/2000 seleccionables con una cómoda rueda superior, sincronizando flash a 1/125. Como comparación, su competencia Leica sólo llegaba a 1/1000 y sincronizaba a 1/50.

La cámara es totalmente mecánica, es decir, que puede usarse al 100% sin pilas, ya que sólo dispone de modo manual. Para ayudar a exponer correctamente incorpora un fotómetro con medición ponderada al centro con un funcionamiento muy simple pero efectivo: en el visor se ven tres señales marcadas como “-“, “0” y “+” al pulsar ligeramente el disparador. Cuando la exposición es correcta, se ilumina el punto central, mientras que si la escena está subexpuesta o sobreexpuesta se iluminan además los LEDs correspondientes. Sencillo, rápido e intuitivo. Tras unos 10 segundos sin uso, y tras disparar, los LEDs se apagan para ahorrar batería. El fotómetro es TTL, así que se pueden usar filtros y la medición seguirá siendo correcta. El fotómetro  utiliza dos pilas LR44 o SR44 y es capaz de medir entre EV1 y EV19… casi más que muchas cámaras digitales actuales.

Selector de focalesEl visor es precisamente una de sus señas de identidad: con una magnificación de x0.68 es más luminoso que su competencia directa, mejorando incluso al visor de la mítica Leica M6. Además, el parche del telémetro no presenta los problemas de resplandores que se dan en el visor de Leica al incidir la luz en determinado ángulo, y que llegaba a hacer invisible el parche. Aparte del parche y los LEDs del fotómetro, en el visor se muestran claras y luminosas las líneas de encuadre con corrección de paralaje para cada focal. La focal se selecciona con la pequeña palanquita de la parte superior, ofreciendo encuadres para 35mm, 50mm, 75mm y 90mm; los encuadres de 35 y 90 comparten la misma posición. El límite de enfoque cercano es a una distancia de 0.9m, si montamos un objetivo que permita más acercamiento deberán usarse las marcas del objetivo.

Como detalles al usuario, la tapa trasera (de apertura total y carga de película fácil y rápida) tiene una ventanita para identificar el tipo de película cargada, el disparador tiene rosca estándar para disparador de cable “de toda la vida”, y en la base tiene cuatro pequeñas protuberancias para evitar que la base se raye al apoyarla, detalle este último bastante nimio pero del que carecen cámaras diez veces más caras como las Leica. Curiosamente, lo que no ofrece es un autodisparador con retardo, cosa que sí ofrecía la Bessa R.

Usando la cámara

Una cámara tan bien pensada como esta es increíblemente sencilla y cómoda de utilizar. Los objetivos se acoplan como de costumbre: alinear el punto rojo y girar hasta oír el “clic”. Además de objetivos de montura M podemos usar objetivos de rosca M39 con el adaptador correspondiente. Estos adaptadores suelen venderse para rangos de focales, por ejemplo, 50-75mm, para que la cámara reconozca la focal y ajuste las líneas de encuadre… con la Bessa R2 esto no es necesario tenerlo en cuenta ya que las líneas de encuadre se seleccionan manualmente, así que podemos comprar un solo adaptador para todos nuestros objetivos. Una vez montado el objetivo, ajustamos la palanca de encuadre a la focal adecuada, lo que cambiará la forma y tamaño de las líneas de encuadre en el visor.Bessa R2 con Industar-50 50mm f/3.5

La carga de película es a la que estamos acostumbrados: tirando de la palanca de rebobinado se abre la tapa trasera (y se pone a cero el contador de exposiciones). Ponemos el carrete, bajamos la palanca de rebobinado, insertamos la película en la ranura del eje de paso de película y listos para cerrar la tapa y pasar un par de fotogramas hasta ver el 1 en la ventana del contador de exposiciones. Ajustamos el ISO (25-3200, en 1/3 de paso) en la rueda superior, simplemente levantando un poquito la rueda y moviéndola hasta el valor adecuado. Este ajuste es el que toma el fotómetro para calcular la exposición correcta.

Para exponer, seleccionamos la apertura o velocidad deseada, según el caso, y miramos por el visor. Al presionar ligeramente el disparador se iluminarán los LEDs de exposición, ofreciendo información clara y concisa: si se ilumina “+” o “-“, la escena está sobre o subexpuesta respectivamente; si se iluminan a la vez “0 +” o “- 0” tendremos una ligera sobre o subexposición; y si sólo se ilumina “0” es que la exposición es correcta. Así, basta con ajustar diafragma o velocidad y luego ajustar el otro parámetro hasta que el fotómetro no de su visto bueno.

Como ya indiqué, esta es una cámara totalmente mecánica, así que si a medio paseo nos quedamos sin pilas no hay problema, podremos seguir disparando en modo manual midiendo con un fotómetro externo o aplicando la antigua regla sunny-16. Incluso el flash puede dispararse sin pilas, ya que la zapata no es hot-shoe sino que usa cable X-sync.

El enfoque es rápido y fácil gracias al parche luminoso y de gran tamaño, como de costumbre, basta con ajustar una imagen con la sobrepuesta para asegurar el foco. Esta cámara es de tamaño inferior a las Leica y Canon similares, y la distancia base del telémetro es también menor, por lo que el enfoque a mínima distancia y a plena apertura en objetivos muy luminosos (f/1.2, f/1.4…) no será tan preciso como en la competencia, así que se recomienda, con estos objetivos, cerrar al menos uno o dos pasos para asegurar el foco; esto sólo ocurre a la distancia más corta de enfoque del objetivo, cuando la distancia es algo más lejana que la mínima ya no hay problema en usar la máxima apertura.

Cuidado al elegir objetivos

Como he comentado, se pueden usar muchos objetivos de montura M y LTM, se podría decir que casi todos de casi todos los fabricantes aparte de los propios de Voigtänder, pero hay que tener cuidado, ya que hay objetivos que no son compatibles con esta cámara debido a que los objetivos muy “profundos” pueden tocar las cortinillas de seguridad. Entre los objetivos que NO se recomiendan están:

  • Leica Hologon 15mm F8
  • Leica Super Angulon 21mm F3.4
  • Leica Super Angulon 21mm F4
  • Leica Elmarit 28mm F2.8 (primer modelo)
  • Leica Dual range Summicron 50mm F2
  • Objetivos rusos de 20mm y 35mm de rosca (como el conocido Jupiter-12)

Además, hay que tener cuidado con los objetivos retráctiles, ya que algunos podrían introducirse demasiado profundamente al recogerlos, dañando las cortinillas. Dentro de la cámara hay unas pestañitas arriba y abajo, a unos 3mm de las cortinillas, en teoría para detener un objetivo replegable demasiado profundo, pero esto no garantiza nada así que siempre que se use un objetivo retráctil, sobre todo la primera vez, el replegado debe hacerse lentamente y con mucho tacto, desistiendo si encontramos cualquier resistencia. Los Summicron 50/2 y la versión más reciente del Elmar 50/2.8 se pueden usar sin problemas, mientras que versiones antiguas del Elmar encuentran un tope a falta de unos 3mm para cerrarse del todo. El antiguo Summar 50/2 de los años 30-40 se puede usar perfectamente, así como, por supuesto, los objetivos retráctiles de Voigtländer como el Heliar 50/2.

Bessa R2Se debe tener cuidado también con objetivos profundos que pueden ajustar correctamente, sin problema, pero bloquear parte de la luz que llega a la célula del fotómetro rebotada desde las cortinillas del obturador. Esto causa fallos en la medición, por lo que es recomendable, cuando se monta por primera vez un objetivo, confirmar que la medición sigue siendo correcta.

Conclusiones

La “Leica de los pobres” ha resultado ser una cámara más que válida, al mismo nivel que la mitificada M6 de Leica. En algunos detalles Leica está por encima, pero la Bessa R2 también mejora a la Leica en algunas cosas, especialmente técnicas y de facilidad de uso, mejorando incluso en alguna de ellas a la M7.

Es una cámara ligera (465gr), cómoda de agarrar y de usar, eficaz y con una construcción envidiable. Es una callejera perfecta, aprovechando el pequeño tamaño de los objetivos telemétricos se podría salir de paseo con ella con un 50, y un 35 y un 90 en el bolsillo, y disfrutar de las posibilidades de una auténtica telemétrica mecánica de construcción moderna.

Las sensaciones en el manejo son, en realidad, muy similares a las de manejar una cámara telemétrica de los años 60, pero con una construcción y tecnología del año 2002. Me temo que en muchas ocasiones va a desbancar a mi querida Olympus 35RC.

Siguientes generaciones

La Bessa R2 no fue la última de la saga. Se fabricó a la vez una R2A, idéntica salvo porque esta incorporaba, además, un modo semiautomático de prioridad a la apertura. En años posteriores se lanzaron otras encarnaciones: R3 y R4, cada una con diversas versiones. También llegó al mercado una Rollei 35RF, que era básicamente una Bessa R2 modificada para usar objetivos de 40/50/80mm.

Recursos

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

13 respuestas

  1. Montando mis propios carretes
    Montando mis propios carretes 27 agosto, 2014 en 11:26 |

    […] momento he cargado 20 fotogramas en un chasis, para probar con la Bessa R2 y confirmar que la película está en buen estado. Seguramente empiece a comprar latas de […]

  2. Montando carretes a mano
    Montando carretes a mano 9 septiembre, 2014 en 5:06 |

    […] de luz por lo que disparé un carrete comercial para confirmar que no era cosa de la cámara (la Bessa R2); una vez confirmado que no era la cámara, la fuga de luz debía estar en el chasis o en la […]

  3. Mi primer revelado en color
    Mi primer revelado en color 2 noviembre, 2014 en 4:55 |

    […] fotos las hice en un paseo por la Tejeda de Tosande, en la montaña palentina, con la Voigtländer Bessa R2 y el Ultron 35/1,7 usando el fotómetro de la cámara. Quería reflejar el otoño en el hayedo y […]

  4. Nocturnas en la feria con la Bessa
    Nocturnas en la feria con la Bessa 12 noviembre, 2014 en 0:22 |

    […] que son las ferias y fiestas de Valladolid, me subí a las ferias con la Bessa R2 y el Ultron 35/1.7 para probar a tirar fotos nocturnas en un ambiente con mucha luz puntual, a ver […]

  5. Paseo con la Bessa
    Paseo con la Bessa 12 noviembre, 2014 en 0:45 |

    […] estuvo lloviendo y a media tarde escampó así que no pude evitar la tentación de salir con la Bessa R2 a cazar charcos. El ambiente natural de esta cámara es este, callejeando con la cámara colgada […]

  6. Problema del fotómetro de la Bessa con poca luz

    […] salí de paseo nocturno con la Bessa R2 y, aunque la mayoría de fotos las hice sin problema, cuando traté de hacer fotos en un bar […]

  7. Paseo nocturno para probar el revelador Argenti SPD

    […] apareció y encargué un botecito; me llegó ayer a casa así que hoy tocaba paseo nocturno con la Bessa R2 para […]

  8. Nuevo revelado color: Tosande, Mazobres y Vallsur

    […] esta vez revelé otros dos carretes de color, también Solution VX200 caducados y disparados con la Bessa R2 en sendos paseos por la montaña; en esta ocasión ya me resultó sencillo después de la primera […]

  9. Otro revelado a color: Mazobres
    Otro revelado a color: Mazobres 13 noviembre, 2014 en 16:01 |

    […] por la Senda del Mazobres, en la Montaña Palentina, dos Solution VX200 disparados con la Bessa R2 como los […]

  10. Revelado a color: Zamora y Valladolid, una de cal y otra de arena

    […] Zamora disparé otro para tener la parejita para meter al tanque. Como habitualmente, me llevé la Bessa R2 con un par de […]

  11. Revelado color: harinera abandonada Las Luisas

    […] fotos las hice con mi Bessa R2 y los objetivos 35mm y 52mm, usando un par de carretes de 24 exposiciones de Fuji Superia 100 […]

  12. Revelado color: paseo al sol de invierno

    […] llevé la Bessa R2 con el Voigt Ultron 35/1.7 y el Industar M-61 52/2.8, cargada con un carrete de 24 exposiciones de […]

  13. Experimento: dobles exposiciones en tándem

    […] fabricación casera, una película usada para cámaras de vigilancia. Por mi parte lo cargué en mi Bessa R2, ya que Nacho también había usado una Bessa, y pensé que así sería más sencillo que los […]

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta