Preparando el laboratorio

Además de disparar cámaras antiguas, otra de las cosas que quiero aprender es a revelar en casa, en B&N por ahora. Y para ello hace falta algún material, así que llevo un tiempo peinando webs de segunda mano hasta que he dado con lo que buscaba: un equipo completo por 30€ puesto en casa.

Me acaba de llegar, y veo que no puedo pedir más por este precio: tanque de revelado en perfecto estado con dos espirales automáticas, un par de probetas, termómetro, pinzas, embudo de cristal… y algunas cosas que no voy a usar por ahora: bandejas de positivado y una ampliadora bastante antigua, para negativos de 35mm. También me ha enviado algunos químicos que están para tirar, ya que están precipitados; lógico, alguno tiene aún el precio de El Corte Inglés, ¡en pesetas!

Completo el equipo con unas probetas más grandes, pedidas a Foto-R3. Estoy aprendiendo así que no quiero liarme con los líquidos, quiero evitar toda situación que pueda ponerme nervioso, así que pido tres probetas de 650ml, una para cada líquido. Puesto que mi tanque admite casi 600ml, con esas probetas tengo suficiente. También en esta tienda pido mi primer pack de químicos: revelador R09 One Shot (equivalente al conocido Rodinal), paro Argenti, fijador Argenti RapiFix y humectante Fotonal.

Para completar todo el laboratorio añado un abrebotellas para abrir los chasis y unas tijeras.

Ahora ya estoy listo para revelar mi primer carrete. Los líquidos, las herramientas… ¡ya sólo me falta echarle valor!

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta