Iniciandome en la fotografía analógica

Este blog es un cuadernillo de apuntes sobre mi experiencia al volver a la fotografía analógica, argéntica, química… la fotografía “de toda la vida”.

De pequeño usé cámaras de carrete, cuando en mi comunión recibí una cámara compacta, tipo point&shoot, como era de rigor en aquella época. Esa cámara me acompañó a muchos viajes y excursiones de niño, aunque siempre miraba con ojitos la Fujica reflex de mi padre. Años después, ya en plena adolescencia, mi padre cambió su Fujica de los 70 por una Minolta ya con autofocus y demás automatismos y en esta di mis primeros pasos en fotografía de verdad, en modos manuales. Poco después con uno de mis primeros sueldos me hice con una cámara digital, una maravilla de 2Mpx que me maravillaba, y olvidé el mundo de la película.

Sin embargo, siempre me quedó la comezón de la fotografía química, sobre todo el arte del revelado y positivado que de niño me parecía una mezcla entre magia y alquimia. Así que ahora, tras media docena de cámaras digitales con las que he podido aprender mucho gracias al bajo coste de disparar miles de fotos, he sucumbido al anhelo de volver a mirar hacia atrás y volver a los orígenes.

Este blog es una libreta personal donde iré anotando mi proceso de re-aprender fotografía gracias a la fotografía química. Mi objetivo es mejorar como fotógrafo aficionado, y creo que me puede enseñar mucho el conseguir dominar cámaras totalmente manuales, con sólo unas pocas exposiciones disponibles, el pensar mucho cada foto y no disparar a lo loco, el aprender a revelar un negativo…

El viaje acaba de comenzar, y sólo me queda disfrutarlo.

Artículo escrito por

Soy Álvaro Remesal, un aficionado a la fotografía, muy novato y con muchas ganas de aprender y divertirme en el camino. En este blog escribo mi día a día con la fotografía química: mis progresos, mis errores, mis descubrimientos... Lo que escribo tiene una intención de divulgación, pero también es una suerte de diario propio de mis avances y de lo que voy probando y aprendiendo.

3 respuestas

  1. Lluís Baró
    Lluís Baró 13 abril, 2015 en 21:39 | | Respuesta

    Hola Álvaro.

    Todos los que tenemos 40s para arriba, hemos tenido entre las manos cámaras de película. Aunque casi todos, nos hemos visto arrastrados por todo el tema digital. Yo tuve hace unos 10 años una brige, que la usé un tiempo, creando unas 100.000 fotos de las cuales he borrado 99.000 aproximadamente, y que a la próxima visualización estoy seguro que barraré algunas más.
    Hace un año me enamoré de las X de Fuji, me compré la X20 para que me quepa en el bolsillo, y poniéndome como objetivo aprender fotografía de verdad, sin automatismos. Pues bueno, actualmente “casi” solo la uso como fotómetro puntual.
    Me puse a leer libros de fotografía, y me di cuenta que para hacer buenas fotos, es mejor un buen libro que una buena cámara. Aprendes a valorar la buena fotografia y a no usar la cámara como una metralleta desbocada.
    Actualmente en una Olympus OM1 tengo mi primer carrete en blanco y negro a medias, y en una Rollei 35T con otro carrete en color, también a medias, tirando con sunny16. Ambas adquiridas recientemente.
    Actualmente estoy en “La copia” de Ansel Adams, pero lo de revelar y positivar lo dejo para el invierno que viene para ponerlo en práctica.

    He leído algún artículo de tu blog y me he visto muy reflejado en él. Yo también he tenido que dar explicaciones de porque volver atrás. Uno aprende a navegar cuando domina un barco de vela, y no un barco a motor con piloto automático.

    Te seguiré leyendo.

  2. Carlos
    Carlos 27 enero, 2017 en 13:50 | | Respuesta

    Gracias Lluis y Álvaro por vuestros comentarios. Lluis me veo tan reflejado en tu comentario que no he podido reprimirme y he decidido dejar un comentario en el post. Yo también supero los 40 y en la adolescencia tiré en analógico con una YASHICA que me prestaba mi padre. Cuando llegó el digital arrinconé el analógico y ahora llevo 3 años muy centrado aprendiendo a fondo con digital, leyendo todo lo que cae por mis manos, disparando siempre que tengo una oportunidad y…volviendo a los orígenes. Ya he tirado unos pocos carretes. Creo que sólo así se puede entender este arte en su verdadera dimensión y eso que todavía no he revelado ni positivado pero me uno a vuestra corriente. Y creo que hemos de ser cada día más. Noticias como la de KODAK con la intención de volver a sacar el Kodachrome (aunque sea para los snobs) y otras acciones y personas que formamos este mundillo fotográfico debemos ser como nuevos faros para una disciplina artística con casi 200 años de antiguedad. Un saludo.

Por favor, comenta con tu nombre real y con buenas maneras.

Dejar una respuesta